lunes, 2 de setiembre de 2013

PERU: I Encuesta Nacional de consumo de drogas en adolescentes infractores del Poder Judicial desarrollado por la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas – DEVIDA

La I Encuesta Nacional sobre el Consumo de Drogas en Adolescentes Infractores es un estudio diagnóstico de metodología cuantitativa, de tipo censal que tuvo como población objetivo a Adolescentes infractores del Poder Judicial, de 10 Centros Juveniles de Diagnóstico y Rehabilitación del Poder Judicial, en 8 regiones del país, bajo las medidas socioeducativas de privación de la libertad y bajo las medidas socioeducativas alternativas a la privación de la libertad. Para el desarrollo de este estudio se encuestó a 1,233 adolescentes infractores y se empleó la entrevista directa y de carácter privado como metodología de estudio, el cual se realizó desde el 9 de octubre hasta el 17 de diciembre del 2009.




 Estudio: 1ª_ENCUESTA_NACIONAL_CONSUMO_DE_DROGAS_INFRACTORES


 Algunas de las conclusiones del estudio

Delitos de los adolescentes infractores y variables relacionadas:

- Las infracciones más frecuentemente cometidas son contra el patrimonio, seguidas de las agresiones físicas. Esto denota un nivel de violencia juvenil todavía no concentrado en un daño grave o mortal contra las personas, como sucede en Centroamérica.

- Las infracciones que corresponden al grupo de mayor peligrosidad más frecuentemente cometidos son contra el cuerpo y la salud (1 de cada 2).

- Los delitos de menor peligrosidad más frecuentemente cometidos son contra el
patrimonio.

- Más de la mitad de los adolescentes infractores del estudio (57%) fueron detenidos por la policía una sola vez por alguna infracción o falta grave.

- Cuatro de cada diez adolescentes infractores han sido detenidos en dos o más oportunidades, siendo la tenencia ilegal de armas la infracción más frecuentemente relacionada con una mayor frecuencia de reingresos. Este es un dato muy preocupante pues indica un cierto nivel de reincidencia delictiva que no habría sido bien tratada
durante la primera experiencia de detención a través del sistema parajudicial (medidas extrajudiciales, remisión policial o fiscal) o los servicios sociales.

Resultados de la relación existente entre el consumo de drogas legales e ilegales y la comisión de delitos entre los adolescentes infractores de la Ley Penal:

- Seis de cada diez adolescentes infractores consumieron alcohol 30 días antes de haber cometido la infracción y tres de cada diez consumieron marihuana

- Uno de cada tres adolescentes infractores había consumido alcohol el mismo día de la comisión de la infracción. Asimismo, uno de cada diez consumió marihuana. Cerca del 5% había consumido PBC, 2.6% cocaína y 1.5% inhalantes el mismo día de la comisión de la infracción.

- Cuatro de cada diez adolescentes infractores se encontraban bajo efectos de consumo de alguna sustancia el día que cometieron la infracción. El consumo de alcohol es el que estuvo más frecuentemente relacionado.

- Los delitos de mayor peligrosidad se relacionan con un mayor porcentaje de consumo de alcohol (37.1%) el día que se cometió la infracción.

- No se evidencia una marcada diferencia entre los adolescentes que cometieron
delitos de mayor peligrosidad (12.8%) como de menor peligrosidad (16.3%) después de haber consumido drogas

- Las mayores frecuencias de consumo de alcohol y otras drogas treinta días antes de cometer la infracción se encuentran en la frecuencia de consumo de 11 a 30 días. 40. Siete de cada diez adolescentes infractores que han estado internados lo han hecho en centros donde había personal médico, supervisión y programas de tratamiento.

- Siete de cada diez señalan que la efectividad del tratamiento recibido les permitió estar libre del consumo de alcohol o drogas por al menos un mes o consumir menos cantidad de la que consumía antes de iniciar dicho tratamiento.

Por lo que podemos concluir que más de la mitad percibió tener un éxito relativo en cuanto al tratamientorecibido.

- El 86% de los adolescentes infractores se compromete a no faltar y asistir a las consultas y/o actividades como parte de una potencial oferta de tratamiento del consumo de drogas si ésta fuera ofrecida. Por tanto, se puede concluir que esta población podría adherirse favorablemente a una oferta de tratamiento del consumo.

 Fuente: www.justiciajuvenilrestaurativa.org